5 maneras en que el iPhone original se adelantó a su tiempo

Puede mirar hacia atrás al iPhone original y pensar en lo lejos que ha llegado la tecnología desde entonces, pero cuando debutó el iPhone original, ya estaba años por delante de la competencia.

El iPhone original cambió la forma en que el mundo veía los teléfonos móviles. Los teléfonos solían ser buenos para, bueno, llamadas telefónicas y no mucho más. Mientras la competencia aún lanzaba teléfonos plegables, el diseño revolucionario del iPhone de Apple cambió la forma en que pensamos acerca de nuestros teléfonos y redefinió lo que podría ser un dispositivo inteligente.

Estas son algunas de las formas en que el primer iPhone se adelantó años a la competencia.

1. Tenía un diseño elegante

La mayoría de los teléfonos de principios de la década de 2000 no ganaban puntos por estilo. E incluso cuando eran elegantes, muchas veces priorizaban la forma sobre la función. El Motorola Razr V3 era delgado como el papel en comparación con otros teléfonos, pero ese perfil delgado también significaba que sacrificaba la usabilidad y la duración de la batería.

En una era dominada por los teléfonos plegables, el iPhone era un plano plano de vidrio que no se movía en absoluto. Mientras que otros fabricantes estaban felices de moldear sus dispositivos con plástico barato (cuerpo, pantalla y todo), el iPhone estaba hecho de vidrio y aluminio. En un momento en que los diseños de los teléfonos iban desde los toscos ladrillos de Nokia hasta creaciones extrañas como el Motorola Aura, la simplicidad y elegancia del iPhone original fue una bocanada de aire fresco.

2. Se deshizo del lápiz óptico

Cuando se trataba de dispositivos con pantalla táctil antes del iPhone, siempre se incluían con un compañero de confianza: el lápiz óptico. Esto se debe a que la mayoría de los dispositivos con pantalla táctil de los años 90 y principios de los 2000 usaban una pantalla táctil resistiva, lo que significa que el dispositivo detectaba entradas en una pantalla de plástico ligeramente flexible.

A diferencia de las PDA de la vieja escuela, el iPhone estaba equipado con una pantalla táctil capacitiva, que usa la conductividad eléctrica natural de su cuerpo para detectar toques. Eso significaba que en lugar de sacar un lápiz óptico, todo lo que necesitaba para operar el iPhone era su dedo. La pantalla táctil capacitiva del iPhone no solo era más sensible, sino que permitía múltiples entradas táctiles a la vez, haciendo que actividades como jugar y escribir se sintieran mucho más naturales.

Dicen que la moda es cíclica, y quizás la tecnología también lo sea. En los últimos años, hemos visto que los accesorios tipo stylus como el S Pen de Samsung y el Apple Pencil vuelven a estar de moda. Pero mientras que a ciertas personas les gustan los artistas digitales y los estudiantes, la mayoría de las personas siempre usarán el dedo por defecto, aunque hay muchas aplicaciones geniales diseñadas para el Apple Pencil.

3. No tenía teclado físico

Hay una razón por la que tantos teléfonos solían tener teclados físicos. Durante mucho tiempo, los teclados de pantalla táctil simplemente no funcionaban. Esto se debe a que las viejas PDA y los dispositivos inteligentes no tenían pantallas muy sensibles y solo podía ingresar una tecla a la vez. Eso hizo que escribir en ellos fuera un dolor de cabeza.

En un movimiento audaz, el iPhone abandonó por completo el teclado físico y funcionó. Eso se debe a que el iPhone no solo tenía una pantalla táctil precisa, sino que el iPhone OS 1 fue diseñado pensando en ti usando tu dedo. El teclado en pantalla del iPhone funcionaba de la misma manera que un teclado físico. Puede mantener presionada la tecla Mayús cuando desee escribir mayúsculas. Si quería un teclado más grande para escribir, todo lo que tenía que hacer era inclinar el dispositivo al modo horizontal.

Esa forma diferente de pensar significaba que ya no necesitabas teclas de dirección ni un teclado, y ni siquiera los echabas de menos. Aunque las fundas con teclado para iPhone existieron durante un tiempo, en estos días, pocas personas extrañan tener un teclado físico.

4. Redefinió el término “teléfono con cámara”

Cuando se lanzó el iPhone original, se envió con una sola cámara trasera de 2MP. Eso no es nada comparado con la configuración de la cámara de triple lente del iPhone 13 Pro Max. Pero en ese momento, dejó a la competencia fuera del agua.

Antes del iPhone, la gente no tomaba fotos dondequiera que iban. Aunque los teléfonos con cámara habían existido por un tiempo, no tomaban muy buenas fotos y no tenían suficiente espacio de almacenamiento para guardar más de unas pocas fotos en el dispositivo.

Con mucho más espacio para una pantalla grande, el iPhone fue genial para mirar fotos. Y los gestos intuitivos, como deslizar, pellizcar para hacer zoom y rotar, hicieron que navegar y editarlos fuera muy fácil. En estos días, el soporte de aplicaciones para plataformas de redes sociales como Instagram y Facebook significa que puede tomar sus fotos en su iPhone, editarlas a la perfección y cargarlas rápidamente en línea. Eso es algo que damos por sentado hoy, pero el iPhone original allanó el camino.

5. No estaba lleno de trucos

La escena de los teléfonos a principios de la década de 2000 era… bueno… diferente. Parecía que cada teléfono tenía su pequeño truco. Los teléfonos voltearon, se deslizaron, giraron. El T-Mobile Sidekick incluso tenía un resorte que volteaba la pantalla 180 grados antes de que lo usaras. A diferencia de esos teléfonos, el iPhone no era un truco. No tenía que ser. Fue diseñado para mejorar tu vida, no solo para ser un truco de fiesta. Su diseño era simple, pero elegante, y su software fue diseñado para ser intuitivo.

Ese mismo principio también se aplica a sus características. El iPhone no fue el primer teléfono que se pudo conectar a Internet, pero fue uno de los primeros teléfonos con los que se podía hacer cualquier cosa en línea. El iPhone podía acceder y navegar páginas web completas, en un momento en que el navegador web en la mayoría de los teléfonos no era bueno para mucho más que descargar algunos tonos de llamada caros.

Aunque hemos visto una ola de nostalgia por esos dispositivos funky de antaño, hay una razón por la que el iPhone sigue siendo el teléfono más vendido del mundo y el Sidekick es una reliquia del pasado.

El primer iPhone fue un verdadero pionero

El iPhone fue un éxito no solo porque era un dispositivo poderoso, sino porque creó un cambio de paradigma en la forma en que se diseñaron y usaron los teléfonos. Logró no solo asombrar al mundo con su llamativo diseño, sino también hacer que ese diseño fuera funcional. Combinó una pantalla multitáctil con un software que era muy fácil de usar y, al mismo tiempo, eliminó redundancias como lápices ópticos y teclados físicos.

El primer iPhone prácticamente inventó el teléfono inteligente moderno, y aunque ha pasado más de una década desde que el primer iPhone llegó a las tiendas, todavía podemos ver su influencia a nuestro alrededor hoy.

Related Posts