6 razones por las que debería probar el escritorio ligero Xfce

Xfce es un entorno de escritorio bastante humilde. Ha existido durante décadas, pero ha existido en gran medida a la sombra de GNOME como una opción más liviana que también se basa en GTK. Menos desarrolladores trabajan en Xfce y, por lo tanto, hay menos aplicaciones creadas con Xfce en mente.

Sin embargo, año tras año, la gente sigue usando Xfce. Recibe actualizaciones y numerosos sistemas operativos basados ​​en Linux incluyen Xfce como interfaz predeterminada.

Entonces, a pesar de las otras opciones disponibles, ¿por qué querrías usar Xfce?

1. Xfce tiene requisitos de sistema bajos

Muchas distribuciones de Linux eligen Xfce por la sencilla razón de que puede ejecutarse fácilmente en una amplia gama de hardware. Pero Xfce no solo puede funcionar en una máquina con poca potencia, sino que tampoco parece que esté avanzando mientras lo hace.

Donde las animaciones de GNOME pueden comenzar a retrasarse, o su ausencia puede resaltar si elige deshabilitarlas, Xfce en gran medida se ve igual en una computadora débil que en una más poderosa.

Es posible que Xfce no necesariamente haga que su experiencia se sienta moderna, pero lo hará sentir como si tuviera en sus manos una máquina completamente funcional. Eso puede marcar la diferencia si está tratando de revivir una computadora que tiene problemas para cargar el menú Inicio de Windows o se bloquea al abrir más de una aplicación a la vez.

Por la misma razón por la que Xfce es funcional en máquinas más antiguas, sobresale en las modernas: puede aprovechar al máximo los recursos de su sistema. Su CPU o tarjeta gráfica no tiene que gastar energía en animaciones. Todo encaja inmediatamente en su lugar. Toda la potencia de su computadora se destina a la tarea en cuestión, ya sea jugar, renderizar videos o compilar código.

No hay razón para asociar Xfce exclusivamente con dispositivos más antiguos o con poca potencia. Puede optar por usar Xfce precisamente porque su plataforma personalizada es poderosa y desea aprovecharla.

2. No es probable que Xfce cambie contigo

El escritorio Xfce adopta un enfoque de diseño fundamentalmente conservador. Esto es evidente en cómo Xfce hoy no se ve tan diferente de Xfce hace diez años. Hay nuevas características. El código en segundo plano se ha modernizado en algunos lugares. Pero si usó Xfce por última vez a mediados de la década de 2000 y está pensando en volver a probarlo, la mayor parte de la funcionalidad permanece como la recuerda.

Esto contrasta con otros dos entornos de escritorio populares de la década de 1990, GNOME y KDE, que han sufrido transformaciones masivas.

También hay que hacer una distinción aquí entre Xfce y MATE, un escritorio que parece similar en la superficie. Este último es un esfuerzo por preservar GNOME 2, una versión de GNOME que se descontinuó gradualmente luego del lanzamiento de GNOME 3 en 2011.

MATE puede obtener nuevas funciones aquí y allá, pero el esfuerzo es principalmente mantener el código lo suficientemente moderno para preservar lo que ya existe. Xfce no es un proyecto de preservación. Es un entorno de escritorio que desde el principio simplemente ha tenido un enfoque conservador de lo que quiere ser.

3. Xfce funciona sin animaciones y otros estilos

Por defecto, Xfce no viene con animaciones. Para muchos de nosotros, eso puede ser perjudicial. Para otros, eso es un beneficio. Las ventanas que se mueven por la pantalla pueden causar dolores de cabeza u otros problemas a las personas que son sensibles a dicho movimiento.

Las animaciones también pueden presentar problemas. A veces, una interfaz de escritorio se siente lenta, pero en realidad, son las animaciones las que se están retrasando. Prescindir por completo de las animaciones hace que los procesos informáticos se sientan instantáneos. Un momento tu ventana no está ahí. El siguiente, ahí está. No hay pelusa extra en el medio para ralentizar las cosas.

Muchos recordarán que así solían ser todas las computadoras (y si eres lo suficientemente nostálgico, puedes modificar Xfce para que se vea y se sienta como si fuera 1995).

Pero para una generación más joven, las interfaces de escritorio y móviles siempre han tenido animaciones. Si este es su caso, intente prescindir de ellos por un tiempo y vea lo que piensa. Y si debe tener animaciones, aún es posible habilitarlas en Xfce cambiando el administrador de ventanas predeterminado por otro.

4. Xfce es modular

Existe un esfuerzo entre los escritorios gratuitos para estandarizar un determinado conjunto de herramientas: systemd, Wayland, PipeWire, y la lista continúa. En algunos entornos de escritorio, existe una forma oficialmente admitida de hacer las cosas y, si elige ir por otra ruta, está solo.

Xfce sigue siendo un entorno de escritorio tradicional. Administra la interfaz de su escritorio, pero no se preocupa por los componentes del sistema de fondo que utiliza. Entonces, si eres lo suficientemente técnico como para tener opiniones sólidas sobre systemd o no ves ninguna razón para dejar X11, Xfce es un entorno de escritorio que no te hará pasar un mal rato con tu decisión. Puede mezclar y combinar componentes como desee.

Por otro lado, si desea incursionar en las últimas tecnologías, es posible que deba esperar más, ya que, como entorno de escritorio con menos desarrolladores y una orientación generalmente conservadora, es posible que a veces Xfce aún no los admita.

5. Xfce es muy personalizable

Algunos escritorios gratuitos vienen con un enfoque de diseño obstinado. Hay una forma en que los diseñadores y desarrolladores pretenden que usted use su software, y se necesita un gran esfuerzo para cambiar la apariencia. Me vienen a la mente GNOME y Elementary OS Pantheon.

Este no es el caso con Xfce. Hay una orientación predeterminada sobre cómo se organizan los componentes, pero puedes moverlos como quieras. Puede crear varios paneles, cambiar la lista de ventanas por un menú de ventana o un muelle, o deshacerse del menú de la aplicación por completo. Puede cambiar el tema, cambiar los íconos y jugar con las fuentes.

Xfce parece un término medio entre GNOME y KDE. Puede modificar la mayoría de los aspectos de su escritorio, pero la configuración del sistema y los menús contextuales no están particularmente abarrotados ni desordenados. Si encuentra que KDE es abrumador, Xfce ofrece un grado similar de libertad sin dejar de parecer bastante básico.

6. Xfce existe bajo el radar

Las pasiones son altas en el mundo de la tecnología, y esto no es menos cierto entre la comunidad de software libre. Los argumentos sobre cuál es mejor, GNOME o KDE, se pueden encontrar en las secciones de comentarios y redes sociales de toda la web.

Los argumentos diez años después ni siquiera han cambiado mucho con respecto a diez años antes. Si bien es posible ignorar esas voces, puede cansarse de ver a la gente cuestionar su cordura por la forma en que le gusta usar su computadora.

En general, muchas personas se inclinan a descartar a Xfce como un competidor serio. Pero esto también significa que es menos probable que pasen mucho tiempo criticándolo. Xfce cumple su función bastante bien, y la gente generalmente se contenta con dejarlo así.

Como usuario de Xfce, sabe que el diseño de escritorio se aleja continuamente de la forma en que usa su computadora día tras día, pero está bien. Es más tranquilo en el cuello de los bosques. Deja que las pasiones se enciendan en otros lugares.

Hay una razón por la que Xfce se ha quedado

Mientras el mundo cambia a su alrededor, Xfce ha seguido encontrando una audiencia y sirviendo un nicho. No está haciendo avanzar el escritorio libre, ni se está quedando atrás. Continúa existiendo para aquellos que desean un entorno de escritorio tradicional que no utilice gran parte de los recursos de su computadora. Y eso es suficiente.

Sin embargo, Xfce no está solo en este sentido. Todavía hay otros escritorios ligeros de Linux que pueden servirle igual de bien.

Related Posts