El monitor se ve azul, verde o amarillo: ¿cómo solucionarlo?

Un día, enciendes tu PC y notas que tu monitor tiene un tinte amarillo, azul o verde . Probablemente lo primero que pienses es que se ha estropeado, pero ¿y si te dijéramos que es posible que simplemente se haya desconfigurado algo? En este artículo te vamos a enseñar cómo afrontar la situación, y las posibles soluciones que tienes.

Eso sí, lo primero que debes comprobar si te da esta situación es si hay algún problema de hardware: prueba a apagar y encender el monitor, comprueba que el cable de vídeo está bien conectado y prueba con otro cable. Si nada de esto funciona, sigue leyendo porque es hora de verificar tu configuración en Windows.

Verifique el perfil de color en la configuración

No es frecuente, pero existe la posibilidad de que la configuración de su perfil de color en Windows se haya descontrolado, por lo que vale la pena echarle un vistazo. Lo primero que debe hacer es acceder al Panel de control de Windows (haga clic en Inicio y escriba Panel de control, o vaya a Inicio -> Ejecutar y simplemente escriba “control”. La primera opción que verá se llama “Administración de color” Y ahí es donde debe debería ir.

Se abrirá una nueva ventana, con la pestaña Dispositivos en primer plano. Allí verás que hay un desplegable, y debes pulsar sobre él y seleccionar tu monitor en la parte superior. Asegúrese de que la opción “Usar mi configuración para este dispositivo” esté marcada y luego, en la parte inferior, haga clic en Agregar.

En la ventana que se abre, seleccione “Perfil de modelo de dispositivo virtual sRGB” y luego haga clic en Aceptar.

Una vez hecho, se habrá añadido en el apartado anterior. Lo que debes hacer ahora es seleccionarlo y hacer clic en “Establecer como perfil predeterminado”.

Una vez hecho esto, el “tinte” amarillo, azul o verde en el monitor debería desaparecer. De lo contrario, probaremos otros métodos.

¿Monitor amarillo, verde o azul? Desactiva el modo nocturno

Por alguna razón, hay ocasiones en las que activar el Modo nocturno en Windows hace que el monitor se vea amarillo, verde o azul, como si tuviera un tinte encima, así que verifiquemos si lo tiene activado y, de ser así, intente desactivarlo para ver. si eso soluciona el problema. Para hacer esto, haga clic en el botón Inicio y seleccione Configuración (el ícono de ajustes). Luego vaya a Sistema -> Pantalla y asegúrese de que la opción “Luz nocturna” esté desactivada.

Si deshabilitar esta opción tampoco ha solucionado el problema, todavía hay una cosa más que debemos verificar antes de tirar el monitor a la basura.

Actualizar los controladores

Los controladores también pueden desempeñar un papel en este problema, por lo que nunca está de más actualizarlos. Y en este caso no nos referimos a los drivers de la tarjeta gráfica (también estaría bien tenerlos actualizados, todo sea dicho), sino a los del monitor. Para hacer esto, haga clic con el botón derecho en el botón Inicio y seleccione Administrador de dispositivos. En la ventana que se abre, busque y expanda “Monitores”, seleccione el monitor que le está dando problemas y haga clic derecho sobre él, y luego haga clic en “Actualizar controlador”.

Se abrirá una ventana con un asistente, en cuya primera pantalla debemos seleccionar la opción “Buscar controladores automáticamente”. Deje que el asistente haga lo suyo y, cuando termine, le recomendamos que reinicie su PC para ver si surtió efecto.

En el caso de que nada de esto haya funcionado y el monitor siga mostrando amarillo, verde o azul, es posible que se haya estropeado y que tengas que enviarlo a reparar o cambiarlo por uno nuevo.

Related Posts